Saltar al contenido

Hoy en día, el concepto de mucha gente de la mitología griega gira en torno a Zeus y los otros dioses del Monte Olimpo. Los dioses olímpicos, sin embargo, eran sólo la tercera generación de dioses, y fueron precedidos por los Titanes, que a su vez fueron precedidos por los Protogonos.

Crono o Cronos

Crono, el dios Primordial del Tiempo, también podría ser conocido como Cronos o Kronos, dependiendo de la traducción inglesa.

Crono en la mitología griega

Crono era hijo de Urano (Cielo) y Gea (Tierra), y hermano de cinco hermanos y seis hermanas, los Titanes. Los Titanes masculinos eran Cronos, Jápeto, Océano, Hiperión, Crío y Ceo, mientras que las hembras eran Rea, Temis, Tetis, Tea, Mnemósine y Febe

Los Titanes, sin embargo, estaban lejos de ser los primeros hijos de Urano, quien en ese tiempo era el gobernante supremo del cosmos. Anteriormente, Gea había dado a luz a los tres gigantescos Hecatónquires y a los tres Cíclopes.

Temeroso de su propia posición, Urano había encarcelado a los Hecatónquiros y Cíclopes en el Tártaro, para que no pudieran desafiarlo. Urano, sin embargo, era el menos temeroso de los Titanes, y este conjunto de 12 dioses y diosas permaneció libre.

Crono llega al poder

Gea, sin embargo, inició un levantamiento contra Urano, y Crono fue convencido de empuñar una hoz inflexible contra su padre, castrando a Urano.

Los Titanes estaban ahora a cargo del cosmos, y habiendo dado el golpe cortante, Cronos tomó el manto de la deidad suprema.

Los Titanes gobernaban en parejas, y Crono se emparejaba con Rea.

La regla de Crono y los Titanes fue considerada como la “Edad de Oro”, una edad generosa, donde todo el mundo prosperó, y sin embargo, en la mitología griega posterior, Crono fue considerado como un gobernante cruel y despiadado.

Ciertamente, Crono estaba tan temeroso de su posición como lo había estado Urano, y así el señor de los titanes mantendría encarcelados a los Cíclopes y a los Hecatónquiros.

La caída de Cronos

Durante este tiempo Crono y Rea se convertirían en padres de seis hijos: Deméter, Hera, Hades, Hestia, Poseidón y Zeus.

Crono, sin embargo, no iba a cometer el mismo error que su padre, y así como Rea dio a luz a cada niño, Crono lo tomaría, y se lo tragaría, encarcelando al niño dentro de su estómago. También se cumplió la profecía de que un hijo de Crono lo derrocaría, por lo que Crono trató de eludir esta predicción.

Crono estaba enojando a Gea y a Rea, así que cuando Zeus nació, en vez de entregarlo a Crono, Zeus fue segregado y enviado a Creta; y una gran piedra, envuelta en tela, fue tragada en su lugar.

En Creta, Zeus crecería, y finalmente sería fuerte para desafiar a su padre. En primer lugar, Crono recibió un veneno para obligar al señor de los titanes a regurgitar a sus hijos encarcelados, y ahora Zeus tenía una fuerza de lucha para desafiar a los Titanes. El ejército de Zeus se engrosó cuando los Cíclopes y los Hecatónquiros fueron liberados del Tártaro, y así comenzó una guerra de diez años, la Titanomaquia.

Zeus establecería su base en el Monte Olimpo, mientras que los Titanes estaban basados en el Monte Otris. En general, los Titanes eran más fuertes, pero Zeus tenía la astucia de su lado. El propio Crono no lideró a los Titanes en el campo de batalla, y este honor quedó en manos del más fuerte y joven Atlas. Eventualmente, sin embargo, la profecía se haría realidad porque los Titanes fueron derrotados.

Zeus castiga a sus enemigos, incluyendo a Crono, y en la mayoría de las versiones de la historia, Crono fue encarcelado para la eternidad en el Tártaro, aunque en algunas versiones Crono es perdonado y hecho rey de los Campos Elíseos.

Esta idea de la redención es llevada más allá por los romanos, que incorporan al dios en su propio panteón como el dios Saturno. Sin embargo, Saturno era mucho más adorado por los romanos que el dios Cronos.